Testimonios

Testimonios de alcohólicos

Testimonios de familiares

MARÍA (50 años)
JOSÉ (54 años)
PALOMA (29 años)
A.R.V. (45 años)
JUAN MANUEL (45 años)
JOSE LUIS CONDE (50 años)

MERCEDES (55 años)
ENRIQUE (38 años)
LUISA (28 años)
J.M.M (41 años)
B.O.P (29 años)
UNA ESPOSA ESPERANZADA (50 años)

Personas alcohólicas y familiares

Uno de los grandes retos de la Salud Pública hoy en día sigue siendo la prevención, tratamiento y rehabilitación del alcoholismo, ya que se trata de uno de los más graves problemas sociosanitarios de nuestro medio.

Como cualquier otro tipo de dependencia, el alcoholismo es una enfermedad y no un vicio, por ello no debería vivirse con vergüenza por parte de los familiares, de los allegados o del propio enfermo. Se trata de una enfermedad crónica y grave, que puede conducir a la muerte y que, en cualquier caso, genera un gran deterioro en las relaciones del enfermo con su entorno sociofamiliar.

El enfermo alcohólico niega ssitemáticamente su problema con el alcohol. En muchas ocasiones considera que los demás exageran, que él controla perfectamente su consumo y puede dejarlo cuando quiera. Se engaña a sí mismo. Por regla general, sólo acude a buscar ayuda cuando se ve empujado por una situación límite. En este sentido, una de las personas entrevistadas dice que "...el enfermo alcohólico siempre va a negar que tiene problemas con el alcohol, no va a ser capaz de admitirlo por sí solo, tiene que ser obligado por algo o por alguien, bien por su salud, por un médico, o bien por la amenaza de abandono de la familia".

La familia ocupa un lugar importante en este problema de salud. Por un lado, es la primera en sufrir las consecuencias del alcoholismo de uno de sus miembros y con gran frecuencia suele sufrir en silencio, unas veces negando el problema y otras ocultándolo por vergüenza. Sin embargo, por otro lado, la amenaza real de ruptura o abandono de la familia es el motivo que con mayor frecuencia empuja al enfermo a buscar ayuda profesional para abandonar el consumo. Dado este papel preponderante de la familia en la búsqueda de ayuda, hay que advertir, tal y como dice uno de los entrevistados, que "...la tolerancia del familiar es perjudicial tanto para él como para el enfermo...".

La aceptación, lo más precozmente posible, de la existencia de un problema de alcoholismo permite instaurar rápidamente un tratamiento, tanto para el enfermo como para su entorno familiar y evitar, en muchos casos, el grave deterioro físico y mental del alcohólico, así como el de sus relaciones sociolaborales, haciendo finalmente más factible su rehabilitación.

Al ser el alcoholismo una enfermedad de origen bio-psico-social, su tratamiento precisa de un abordaje integral en las tres áreas afectadas y a la vez, de un modo simultáneo, de un tratamiento a todos los miembros del núcleo familiar. El proceso contempla tres etapas: desintoxicación, deshabituación y rehabilitación. Queremos resaltar aquí el papel de las asociaciones de alcohólicos en la deshabituación y rehabilitación del enfermo alcohólico, así como el propio enfermo. Dice uno de los entrevistados al hablar de la familia que "...ellos también necesitan una recuperación. Hay familiares que están muy enfermos psicológicamente, están estresados, tienen situaciones muy precarias, económicas y sociales, quieren ocultar la bebida del enfermo, cosa que no deben hacer porque todo su entorno lo sabe. El único que no lo sabe es él y el familiar que lo quiere ocultar porque le da vergüenza. El familiar tiene que entender esa vergüenza, tiene que saber que es una enfermedad y sobre todo, que hay soluciones".

Queremos hacer hincapié aquí en la especial dificultad que supone el abordaje del alcoholismo en la mujer. Hoy por hoy sigue siendo, en general, un problema oculto: la mayor parte de las mujeres alcohólicas son bebedoras clandestinas, enormemente culpabilizadas y a menudo con antecedentes de malos tratos. Además, padece una tremenda marginación social y familiar, víctimas de la doble moral que impregna la actitud hacia el alcoholismo del varón y de la mujer. Como dice una de las entrevistadas "...El problema que tenemos las mujeres es que tenemos menos ayuda. (...) Para el hombre es una bajeza, no admite que una mujer sea alcohólica. La llama viciosa... Y no la ayuda. Sin embargo, el hombre, por el machismo que hemos vivido toda la vida, el hombre, aunque beba y se vaya con una mujer..., es un tío macho".

En este sentido, no deja de ser un dato la escasa participación de esposos de mujeres alcohólicas que acuden a las asociaciones de alcohólicos, hecho que queda reflejado en este documento.

Este documento va dirigido a todos aquellos afectados por el problema del consumo excesivo de alcohol, y pretende ser una herramienta para la reflexión individual o de grupo. Por ello, creemos que la lectura de estos relatos puede resultar de utilidad en las tareas de rehabilitación del enfermo alcohólico y apoyo a los familiares, que desarrollan las asociaciones de alcohólicos, los centros de salud mental y otros centros sanitarios.

Metodología

La recogida del material se ha efectuado mediante entrevistas abiertas realizadas a una serie de personas alcohólicas y a algunos de sus familiares, personas todas ellas que han pasado o están pasando por el difícil proceso de superación de este problema de salud.

La selección de estas personas se ha llevado a cabo mediante la colaboración de las asociaciones de alcohólicos, así como de algunos centros de salud mental, de la comunidad de Madrid.

En la entrevista se les pedía que relataran las experiencias y vivencias importantes de su historia de vida con el alcohol, grabando su discurso en cinta magnetofónica. El entrevistador trataba de recoger las diferentes fases de cada historia hasta llegar al abandono del hátito.

El documento contiene extractos de dichas entrevistas. Se han seleccionado los párrafos más significativos del discurso de cada uno de los entrevistados (en primer lugar de las personas alcohólicas y en segundo lugar de los familiares) y se ha ordenado la información en base a varios apartados comunes: en el caso de las personas alcohólicas se divide en los comienzos, los problemas, pidiendo ayuda y en la actualidad. En algún caso, hemos considerado interesante incluir otros apartados específicos para señalar aspectos concretos relacionados con la mujer, el mundo de las relaciones públicas, la violencia, etc.

En el caso de los familiares la información aparece estructurada de un modo similar pero no tan uniforme.